• Categorías

  • Petición de nulidad de testamento por reparto fraudulento de la herencia.

    En el recurso 1217/1999, el Tribunal Supremo se pronuncia sobre la nulidad de un cuaderno particional. Se trata de una herencia en la que son tres hermanos. Una de ellas demandó tanto a la contadora partidora de los bienes de sus padres como a sus hermanos, al entender que les había beneficiado en el reparto de los bienes de la herencia. Por ello solicitó al juez que declarase nulo el testamento y que nombrase a un nuevo contador partidor. Defendió en el Juzgado de Primera Instancia que el reparto había sido fraudulento, alegó que la contadora partidora era la esposa del abogado de sus hermanos, que había valorado de forma incorrecta los bienes de la herencia, que había bienes que no se habían tenido en cuenta a la hora de hacer el haber hereditario, que había ventas fraudulentas de bienes de su padre a su hermano, que las donaciones hechas por su padre a sus hermanos en vida no se habían tenido tampoco en cuenta, que había realizado un único cuaderno particional a pesar de que eran dos causantes, habiendo fallecido su madre años antes que su padre. El Juzgado de Primera Instancia desestimó la demanda al entender que no había conflicto de intereses con el albacea designado. Tampoco vio irregularidades en las ventas del padre al hijo, ni tampoco pudo probar la parte demandante que hubiesen bienes que no se hubiesen incluido en la masa hereditaria. El peritaje también lo entendió correcto al haber sido realizado por un perito independiente diferente al albacea. Tampoco entendió que hubiese motivo para no realizar la partición de la herencia de los dos herederos a la vez. Por todo ello el Juzgado de Primera Instancia desestimó la demanda. La demandante presentó recurso ante la Audiencia Provincial, que al igual que el Juzgado de Primera Instancia entendió que todo había sido realizado de forma correcta, por lo que también desestimó el recurso. La demandante, presentó recurso de casación ante el Tribunal Supremo alegando los siguientes motivos: - Al amparo del artículo 1692.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por falta de motivación y análisis en relación con la remoción de la designación del albacea pues la Sala sólo dice que no ve conflicto de intereses, y al amparo del artículo 1692.4 de la misma ley por no aplicación del artículo 244 del Código Civil y la doctrina jurisprudencial al entender la demandante que existe conflicto de intereses al ser la contadora partidora esposa del abogado de sus hermanos. El Tribunal desestima estos motivos ya que la remoción resulta imposible ya que según la jurisprudencia de este mismo tribunal las funciones del contador partidor quedan extinguidas una vez formula el cuaderno particional. Además, el hecho de que sea esposa del abogado de sus hermanos lo presentó en apelación, no en el Juzgado de Primera Instancia, y este motivo es inadmisible por ser contrario al principio de perpetuación de la acción y vulnera las garantías procesales. - Al amparo del artículo 1692.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil entendiendo que la sentencia omite por qué los bienes tienen el mismo valor en los años 1989 y 1994. Al amparo del artículo 1692.4 por infracción del artículo 1074 del Código Civil pues considera que la sentencia tendría que haber tenido en cuenta la valoración de los bienes en el momento del fallecimiento de los causantes,esto es, unos en 1989 y los otros en 1994. Se desestima, el Tribunal dice que según jurisprudencia se acepta incongruencia cuando la sentencia concede menos de los pedido dentro de las pretensiones formuladas y la oposición a las mismas. Se estima el motivo de casación al amparo del artículo 1692.4 por infracción del artículo 1074 del Código Civil. La jurisprudencia de la Sala ha proclamado en reiteradas ocasiones que la valoración de los bienes debe referirse al momento de la liquidación. En el presente caso dice el Tribunal que la valoración de los bienes del demandante ha hecho que salga muy perjudicada respecto al resto de los herederos, por lo que entiende debe ser considerado como motivo de nulidad de la partición. - Al amparo del artículo 1692.4 denuncia infracción por no aplicación del artículo 669 del Código Civil pues a pesar de tratarse de testamentos diferentes se realizan dentro del mismo cuaderno particional. El Tribunal estima este motivo ya que según la jurisprudencia, en la partición de bienes que provienen de diferentes herencias, máxime cuando se trata de bienes conyugales, es necesario proceder separadamente a la práctica de dicha liquidación y a las operaciones particionales correspondientes que forman parte de uno u otro haber hereditario. - Al amparo del artículo 1692.4 denuncia infracción por interpretación errónea del artículo 1036 del Código Civil alegando que la sentencia recurrida indica que no han de colacionarse las donaciones ni computarse pues esa era la voluntad de los causantes, no obstante, si que habrán de colacionarse al ser inoficiosas. El Tribunal estima también este motivo. Entiende que el tercio de libre disposición a favor del heredero donatario ha resultado notablemente mermado al imputarle una porción del tercio de mejora. El Tribunal Supremo entendió haber motivo a recurso de casación, desestimó la demanda ante el Juzgado de Primera Instancia, y declaró la nulidad en la partición realizada por la contadora partidora.
    Compartir en
  • Herencias internacionales